lunes, 10 de febrero de 2020 (Hace 2 semanas)

La imagen del vídeo apenas vale para identificar al gato, pero en cuanto sale del plano el audio despeja cualquier duda.
Estos días andan en celo por el monte. Todas las cámaras instaladas en zonas “gateras” están grabando gatos. Tuve la oportunidad de oirlos hace una semana, y según me cuentan una pareja se ha dejado ver a plena luz del día por los alrededores de Peñas Blancas. Subid el volumen, pero no mucho! :D

domingo, 26 de enero de 2020 (Hace más de 2 semanas)

Primera prueba de campo con la Nikon adaptada para grabar con luz infrarroja. Éxito absoluto.
Las ginetas colaboraron (aparecieron las dos) y se dejaron grabar durante dos horas interactuando entre ellas.
Los problemas técnicos que eran los de esperar: fuera del visor de cámara está negro absoluto (y más estos días nublados y sin luna), sin pierdes a la gineta en el visor hay que barrer alrededor tuya con la cámara para descubrir donde están y esto con un tele (grabación hecha con 80-200 f/2.8) es incómodo. El autofoco y el enfoque funciona perfectamente (aunque apenas lo uso) lo cual no deja de ser sorprendente dada la poca luz que emiten los focos (estos).
Ya incluso antes de ser noche cerrada, cuando a simple vista costaba percibir bien los detalles del entorno la cámara permitía ver mejor que a simple vista (algo que normalmente es justo al revés) (imagino que la eliminación del filtro infrarrojo ha aumentado también en algún grado la sensibilidad del sensor a luz ambiente).
El único problema innesperado con el que me he encontrado ha sido descubrir lo sorprendentemente molesto que resulta apartar la vista del visor (iluminado por los focos) al exterior (perfectamente obscuro), ya te quedas completamente ciego pero sólo de un ojo y que al no tener luz con que re-equilibrarse pues te deja por bastante tiempo tuerto. Acabé encendiendo el frontal un segundo para “curarme” … y descubrir que tenía a la gineta a mis pies! :D

domingo, 5 de mayo de 2019

Ayer estuve visitando a las viejas conocidas que os contaba en el otro post. Todo un éxito, aparecieron, aparecieron las dos, temprano y se dejaron fotografiar sin inmutarse. Ya hace años que no «sufrían» mis visitas con focos y cámaras a corta distancia, pero parecían recordarlos perfectamente. Ni se quejaron.
Sonrisas

A esta pareja de «sonrisas» y «trespuntos» los tengo grabados en vídeo bastante abundantemente, especialmente al macho («sonrisas») pero sorprendentemente apenas alguna foto. Así es que puse la cámara para tratar de retratarlo decentemente en estos ambientes de pinos derribados por la sequía de 2015 que tanto me gustan. Y resultó ser bastante más complicado de lo que me espera por culpa de la hembra.
Pueden llevar emparejados (como en este caso) varios años, pero resulta muy difícil fotografiarlos juntos, porque aunque compartan el territorio, vivan juntos, se desplacen juntos y se apareen (supongo) juntos, apenas se juntan más de 1 metro la hembra le bufa, le enseña los dientes y sale detrás haciéndolo huir. Lo de juntos pero no revueltos les viene de perlas.
Así era hace unos años cuando los grabé por primera vez (ver primer minuto del vídeo) y así sigue siendo.
¿Heteropatriarcado? – dirá él – eso es una leyenda urbana!

miércoles, 24 de abril de 2019

Las dos fotos de la izquierda (arriba y abajo) son dos capturas de “trespuntos” una hembra de Gineta (genetta genetta), las dos de la derecha son de “sonrisas“, un macho y pareja de “trespuntos“. La foto pequeña de la derecha es la primera que le hice a “sonrisas” en Febrero/2015. Hace ya más de cuatro años y ya por entonces estaba emparejado con “trespuntos”. Esta semana pasada los he vuelto a fototrampear a los dos en la misma cámara en un intervalo de menos de dos horas. No sólo siguen vivos sino que siguen juntos. Todo un récord.
Son las dos ginetas que aparecen en este vídeo.

Me ha hecho ilusión volver a ver a estas dos ginetas y descubrir que además siguen en el mismo sitio y juntas, algo que no puedo decir de estas otras dos: halloween y rayalarga.
Pino de navidad con ginetas
A estas últimas las he estado fotografiando y viendo durante varios meses, desde Octubre hasta Febrero. Prácticamente aparecían por las cámaras cada día, prácticamente a la misma hora. Al llegar Marzo una de ellas dejó de aparecer. Y unos 10-12 días más tarde dejó de aparecer la segunda. Y desde entonces ni rastro, ni en vivo, ni en fototrampeo. Se esfumaron. Apareció una tercera y creo que una cuarta (apenas la he fotografiado), pero de la pareja inicial no volví a saber más.
Tengo el presentimiento de que la pareja de búhos reales que vive (y cría) en la zona tiene algo que ver, me temo. Espero equivocarme.

Como a alguno le van a hacer gracia los nombres con que he bautizado a las ginetas aquí va su etimología:
Sonrisas es la primera gineta que estuve siguiendo en vivo y cuando la veía la reconocía rápidamente por dos puntos y una raya en el cuello que recordaban un “smile” :) informático. Inicialmente la llamé así, smile, pero me pareció cursi y lo dejé en “sonrisas“. No se rie, y si ves una foto de esa marca ni siquiera se parece a un :)
trespuntos esta era la pareja de “sonrisas”, la distinguía por que no tenía dos puntos y un paréntesis sino tres puntos.
Halloween cuando veía a esta los ojos se me iban a una patrón de manchas que tiene en el costado izquierda y que me recordaba a las sonrisas de las calabazas de Halloween, dos ojos grandes, una nariz y una sonrisa de dientes en arco. Sí, algo tétrico pero es la que menos me ha costado identificar sin dudar.
Rayalargala madre de halloween con una raya continua, sin cortes, desde la oreja hasta la pata delantera. No he visto ninguna otra gineta con una raya ni la mitad de larga.

miércoles, 30 de enero de 2019 (Hace más de 2 semanas)

No recuerdo de donde saqué la idea, creo que de un grupo de Whatsapp, pero vamos tampoco es ninguna idea especialmente rompedora. Básicamente la adaptación consiste en meter una cámara de fototrampeo dentro de una caja de maderas reutilizadas que tenía por casa, sin pinturas, sin barnices, unicamente púas y cola de carpintero, y con un espacio reservado para acoplar fácilmente la cámara y los leds fuera del cuerpo (como ya indiqué por aquí) y el paquete de pilas externas.

Las pilas externas (como ya expliqué por aquí) me permiten meter más cantidad de pilas con lo que puedo usar pilas recicladas (a 1.3 v. procedentes de los flashes u otros dispositivos de casa) y los leds fuera de la cámara mejora bastante la calidad del vídeo. El foco de la cámara de fototrampeo está corregido (como expliqué aqui) para enfocar a pocos centímetros, y como se puede apreciar en el vídeo puse un tope en la base para poder acoplar la cámara inclinada (la cámara debe mirar para abajo ya los animales se colocan a 1 ctm de la cámara) y siempre en la misma posición.

El resultado, al cabo de un par de meses, es bastante bueno. La calidad y el foco son buenos y el funcionamiento de la cámara también. No tiene restricción horaria, 24 horas al día, y no produce ni un solo falso positivo. Sólo graba cuando algo entra o pasa por la puerta, da igual el viento, sombras, ruido externo, etc… Los animales entran desde el primer día, no parece que hayan recelado.
Le puse una correa para sujetar la tapa superior y así la instalación es muy cómoda. Se enciende la cámara, se cierra la caja y se coloca donde queramos. No hay que preocuparse de amarrar bien, de camuflaje, etc… Este último, el camuflaje, es casi más seguro ya que visto desde fuera pues es prácticamente una caja de madera vieja tirada entre la vegetación. Si alguien la viera, es poco probable que se agache a curiosear. Pero como además no hay encuadrar ni amarrar ni nada, basta con meterla entre las matas pues resulta muy cómoda de instalar e rincones casi inaccesibles y echarle un montón de hojas por encima para disimularla.
Le puse un trozo de mantel bajo la tapa para protegerla de la lluvia y ha funcionado bastante bien. Eso sí, la madera al no llevar tratamiento ninguno se ha empapado y pesa bastante esto probablemente acorte la vida de la caja de madera. El transporte es bastante más incómodo que obviamente una cámara de fototrampeo.

domingo, 20 de enero de 2019 (Hace más de 1 mes)

Apurando las últimas horas de oscuridad.

Al contrario de lo que suele pasar con las Ginetas (que como decía un amigo hace poco «hay ginetas por todos lados»), la Garduña es bastante más escasa y rara, no ocupa cualquier espacio y no tiene las habilidades cazadoras de la Gineta (con la que además suele compartir/competir espacio, como pudísteis ver por aquí). En cambio son animales mucho más oportunistas, carroñeros y herbívoros que la Gineta. En la Srra. de La Muela su alimentación es principalmente frugívora: algarrobos, espino negro y palmitos son la base. En algunas zonas las escolopendras parecen con mucha frecuencia en sus restos y deposiciones, y hace poco descubrí una que llevaba varios días alimentándose de hormigas (probablemente destapó alguna colonia importante de hormigas).
Pueden excavar y perseguir animales en sus madrigueras (algo que nunca va a hacer una Gineta) y es fácil descubrir madrigueras de conejos o roedores “atacadas” por la Garduña tratando de alcanzarlos.

Cuaderno de campo es un blog desarrollado y mantenido por Trebol-a y en el que escriben Trebol-a, Miguel, Merche y Mónica
Si quieres saber algo más sobre los autores acude a la página acerca-de, si quieres contactar con alguno de nosotros hazlo a través de contactar ó de Google+

Creative Commons: Todo el contenido de la web (imágenes, textos, vídeos, a excepción de aquellas obras de otros autores enlazados por Cuaderno de Campo) se acoge a los términos expresados en la licencia Creative Commons