sábado, 8 de febrero de 2020 (Hace 12 dias)

Tengo 10 cámaras de fototrampeo. Hace un par de semanas salí con dos cámaras a una cumbre de La Muela bastante prometedora, instalé una y cuando iba bajando decidí instalar la otra. Oh! cagont.. no la llevaba encima, la he perdido. Creía saber donde. Debí haberla dejado en el suelo mientras instala la primera, pero ya estaba anocheciendo así es que decidí dejarla, ya volvería otro día. La ubicación es muy tranquila no correría peligro.
Ayer fuí a rescatarla. Cuando subía a esta cumbre pasé por un rincón de espesura y al verlo me dije “Hostias, si aquí tenía yo otra! Que cabeza!! no recordaba tampoco esta!!“. La revisé, cogí las fotos y seguí subiendo. “Pues nada -me dije- si tengo dos instaladas más la que dejé el suelo! pues pongo tres. La zona lo merece!”. Llegué a la cámara de arriba cogí las fotos y busqué la cámara perdida. Nada, ni rastro. ¿se caería de la mochila bajando? así es que deshice el camino inicial rastreando el suelo. Pues tampoco. Pues si no está en la senda es posible que estuviera en aquellas cuevas más arriba que estuve rastreando. De nuevo era de noche… así la dejaría de nuevo para otra ocasión.
Hoy abro Google Earth donde tengo un mapa con las ubicaciones de todas las cámaras. Este mapa se sincroniza automáticamente con el mapa que llevo en el teléfono cada vez que conecto el teléfono para descargar las fotos. Reviso el mapa: 1 cámara, 2, 3, 4… 10 cámaras instaladas. No he perdido ninguna. Parece que simplemente he olvidado cuando las he instalado y donde. Cuando subí a instalar la cámara de la cumbre creí llevar dos, pero no debía ser así. O sí fue así, perdí una y no tengo 10 sino 11.
Yo qué se. Lo que parece claro es que con 10 cámara he alcanzado he llenado el buffer de memoria. Con la últimas instalación ya son 251 ubicaciones distintas y estamos en ese punto en que recojo fotos de las cámaras cuando por azar paso por delante de ellas y las re-descubro.
Hace ya tiempo me pasó con un trípode. Cuando hago sesiones de fotos en lugares remotos suelo transportar el material en varias sesiones (muchas veces no puedo todo el equipo). Así es que al recoger hago lo mismo. Escondo parte del equipo (trípodes normalmente) y vuelvo a otro día a terminar de recoger. El problema es que se me olvida que tengo que volver. Un día en casa descubrí que me faltaba un trípode de uno de los focos… y no tengo ni idea de donde está escondido. He visitado varias ubicaciones en que suelo esconder material sin éxito, pero con sorpresa por me he encontrado otras cosas que ni recordaba que tenia que buscar. Al final después de todo te quedas con una alegría.

lunes, 15 de octubre de 2018

Este el diálogo que muestra la app de Youtube Editor cuando tratas de salir de un vídeo editado sin guardar los cambios,
¿«descartar» o «cancelar»?.

Sí, efectivamente, no hay opción de guardar cambios, o salimos sin guardar o no salimos sin guardar.
Reconozco que hacen muchas gracias estos «yepesnopes» del diseño informático.

Y alguno se preguntará ¿y como se guardan los cambios? BUENA PREGUNTA! El botón de guardar los cambios está en donde aparece el “6” de la esquina superior derecha, pero por motivos que no entiendo desaparece para mostrar la última actividad en la cuenta. Para hacer aparecer hay que pulsar “ATRAS” en el menú del móvil (sin guardar cambios), irse a otra aplicación y volver de nuevo a Youtube Editor, entonces no aparece un «6» sino «Guardar»

¿Todavía no sabes qué es un «yepesnopes»? ¿En que mundo vives alma de cántaro?

domingo, 29 de abril de 2018

Hace unos años ya, no recuerdo su nombre, pero había una película creo que de estilo así como levemente futurista en la que unos detectives acudían a una sala de fiestas donde se ha producido un asesinato. La sala está abarrotada de gente, pero nadie ha visto nada… y estaban ahí tratando de averiguar qué había ocurrido cuando a uno de ellos se le ocurrió una idea brillante: requisar todas las fotos que había hecho la gente esa noche con sus teléfonos y cámaras (en la película creo que lo planteaba como una predicción futurista cercana) y juntando todo ese material construir algo así un escenario virtual visible desde multitud de puntos vista espacio-temporales.
La idea estaba ingeniosa por lo ocurrente y por lo creíble.

Debemos estar cerca de ese futuro porque si uno se va a Google y coge las fotos que hay de Ginetas saltando puede reconstruir el salto de uno de estos mamíferos como en un entorno de realidad virtual y analizarlo desde infinidad de puntos de vista espacio-temporales. Se podrían hacer estudio biométricos y cálculos físicos sobre el vuelo de gineta solamente con un navegador y la página de Google Images.
El otro día recogía yo firmas (con poco éxito, todo sea dicho) en change.org para solicitar prohibir esta foto. Creo que se han sobrepasado con creces todos los límites del desprecio a la composición artística y como reto tecnológico, el concepto “barrera-de-infrarrojos-que-dispara-una-cámara-cuando-el-animal-salta-desde-un-tronco” podríamos darlo por superado. No se a vosotros, yo cada vez que veo la foto de una gineta saltando desde un tronco con un fondo negro y “congelada” en el aire por 2,3 o más flashes…. se me vienen a la cabeza un dejavú detrás de otro, hasta que el dolor de cabeza me desvela pa varios días.

Fotos de ginetas
Las fotos de arriba son de múltiples autores, la idea original es sólo de uno.

Será deformación de fotógrafo, no lo niego, pero desde que compré la primera cámara de fototrampeo y vi las primeras fotos que estaba con el “run-run” de probar a cambiarle la luz infrarroja y sacarla fuera del cuerpo de la cámara.
Hace unos meses me junté con un par de cámaras por casa y decidí probar a “hackear” dos de mis Acorn LTL 5210.

El hackeo dura apenas una hora, es muy sencillo y está al alcance de cualquiera con mínimas destrezas/conocimientos electrónicas. Unicamente es necesario un soldador de estaño, estaño, cinta aislante y un cable de 3 ó más “patas” (cable USB de un viejo ratón es ideal). Básicamente en lo que consiste es en desmontar la parrilla de leds de la cámara y volverlos a conectar a ella interponiendo un cable de 0.3/1.5 metros (a gusto del consumidor). Con ya esto podríamos alejar la fuente de luz del objetivo de la cámara y obtendríamos algunas muy buenas ventajas y algunos inconvenientes, tu decides si te compensa:

Sigue leyendo…

El cáncer tiene aún muchos misterios por resolver e investigar, sin duda, uno de los más urgentes es erradicar esa puta manía de escribir libros de autoayuda que tienen los enfermos. Antídoto ya!

miércoles, 30 de diciembre de 2015

Ay! no puedo parar de reirme viendo estos vídeos. Buenísimo.
El Armonizador (harmonizator) es un ingenio del guitarrista Publio Delgado que con ayuda de su guitarra sintetiza sonidos y voces de vídeos en Youtube. Algo así como “musicalizar” sonidos corrientes y gente hablando.
El resultado es realmente tronchante. Que mejor modo para despedir este año 2015.

Les ponga algunos vídeos que seguro que ya conoce convenientemente “armonizados”
Sigue leyendo…

Cuaderno de campo es un blog desarrollado y mantenido por Trebol-a y en el que escriben Trebol-a, Miguel, Merche y Mónica
Si quieres saber algo más sobre los autores acude a la página acerca-de, si quieres contactar con alguno de nosotros hazlo a través de contactar ó de Google+

Creative Commons: Todo el contenido de la web (imágenes, textos, vídeos, a excepción de aquellas obras de otros autores enlazados por Cuaderno de Campo) se acoge a los términos expresados en la licencia Creative Commons